Si no se tienen los cuidados necesarios luego de una extracción dental puedes padecer una alveolitis. Sin embargo, solo se presenta en el 3 o 4 % de la población que se extrae una pieza dental.

Luego de una extracción dental puede presentarse una complicación llamada alveolitis. Esta afección es dolorosa y afecta la zona del alvéolo. Se conoce como alvéolo al espacio de piel que queda luego de una exodoncia.

Para que esta extracción dental cicatrice bien debe formarse un tejido de granulación que aparecerá gracias a la acción de un coagulo de sangre. Este coagulo ayudará a originar el tejido que posteriormente permitirá el desarrollo del hueso y de la encía para su recuperación. De no formarse bien este coagulo, o si se desprende antes de que el tejido de granulación se desarrolle, se producirá la alveolitis.

Al dejar expuesto el hueso las posibilidades de una infección se incrementan ocasionando un dolor muy intenso que, incluso, puede expandirse a otras partes de la cavidad oral. Esta afección se puede curar rápidamente, pero retrasará el proceso de cicatrización.

Tipos de alveolitis dental

Existen dos tipos de alveolitis que se caracterizan por cómo se encuentra el alvéolo durante la infección.

Alveolitis húmeda

Se le llama alveolitis húmeda al cuadro infeccioso que ocurre en el alvéolo y este no está vacío. Presentará algún rastro de tejido en el interior y será el responsable de causar la irritación al alvéolo dental. Dentro de esta categoría podemos encontrar dos subtipos: una húmeda supurativa que implica infección del alvéolo y del coágulo; y otro sangrante que reacciona a cuerpos extraños en el interior del alveolo como los empastes dentales, restos óseos o dentarios.

Alveolitis seca

Una alveolitis seca ocurre cuando el alvéolo está vacío y se puede ver el hueso dentro de la cavidad. En este caso, la infección no produce material purulento pero el dolor es mucho más intenso. Se le conoce también bajo los nombres de alveolalgia, osteítis alveolar u osteomielitis.

Síntomas

Aunque dependerá de cada paciente los síntomas de la alveolitis por lo común son:

  • Halitosis y mal sabor de boca
  • Hueso visible, en el caso de la alveolitis seca
  • Dolor intenso más allá del común luego de una cirugía dental
  • Falta de coagulo de sangre
  • Dolor de oído, ojo o cuello

Tratamiento de la alveolitis

Es importante que tu dentista o cirujano revisen el progreso de la operación luego de la intervención; de este modo, se asegurarán que el postoperatorio ocurra con normalidad. Si aún con el seguimiento, la zona se infecta, el dentista deberá limpiar la herida e indicar antibióticos y antiinflamatorios.

En caso de que exista cualquier elemento extraño el especialista deberá retirarlo del alvéolo e irrigar la zona. Muchos dentistas procuran forzar un sangrado para que se forme el tan preciado coagulo y se forme el tejido de granulación.

Para otros casos, una indicación del especialista puede ser la colocación de medicamentos por dentro del alvéolo. Se presenta como una opción rápida para el dolor, pero definitivamente no es la más cómoda; de allí que siempre se prefiera la prevención.

Algunos tratamientos caseros para la alveolitis que puede aplicar mientras llega a la consulta dental son:

  • Colocar compresas frías (de hielo o agua fría) sobre la zona afectada.
  • Puede colocar bolsas de té que no estén calientes, ya que el té ofrece propiedades analgésicas
  • Realizar colutorios de agua salada.

Precio del tratamiento en Santiago de Chile

En Dentistas por Chile te ofrecemos el mejor precio en exodoncias y cuidamos de que nuestros pacientes no tengan que atravesar estos casos. No obstante, si desea asistir a nuestra consulta dental agende una cita o llámenos por emergencia. Le ofrecemos los mejores precios de Santiago y excelentes planes de financiamiento para que tu única preocupación sea la de sonreír sin dolor.