No solo los dientes pueden comprometer su desarrollo durante el crecimiento de una persona. Algunas membranas bucales también pueden presentar mal formaciones, como es el caso del frenillo lingual.

El frenillo bucal es una banda elástica que conecta los músculos de la boca. Tenemos tres tipos de frenillos en la cavidad oral: el labial superior, el lingual y el lingual inferior. Por lo general son fibrosos y están cubiertos de una membrana mucosa que se sitúa en un punto medio.

El frenillo lingual es esa membrana que conecta el suelo de la boca con la parte inferior de la lengua. Se forma en el vientre y se irá desarrollando acorde con nuestro crecimiento y uso. Su primera intervención en nuestro desarrollo motriz está en el amamantado, luego pasara a cumplir sus respectivas labores en el proceso del habla.

No obstante, existen personas que presentan deficiencia en el desarrollo de esta membrana y es cuando presentan lo que se conoce como anquiloglosia lingual.

¿En qué consiste la anquiloglosia lingual?

Como ya se explicó, es el crecimiento deficiente del frenillo lingual. De niños tenemos un frenillo corto y acorde a nuestras funciones básicas; con el tiempo vamos desempeñando otras funciones naturales como hablar, masticar y deglutir y para ello necesitamos que nuestro frenillo se expanda un poco más. De no hacerlo va a afectar las funciones de la boca, algunas de estas complicaciones son:

Lactancia y alimentación

En la primera etapa de vida, un frenillo corto dificulta la succión, ocasionando problemas alimenticios para el bebé y de hipogalactia para la madre. Una succión muy fuerte es consecuencia de un déficit de obtención de leche; lo que provoca la aparición de grietas e inflamación de las glándulas mamarias.

También tiene incidencia en el proceso de deglución y masticación del niño o persona adulta. Al presentar anquiloglosia lingual la lengua tiene menor movilidad y bastantes limitaciones ya que su alcance no será igual.

Mal oclusión

Al no poder mover la lengua con la misma capacidad que el resto se produce un mal desarrollo de la estructura maxilofacial. Esto genera problemas de mal oclusión además de una fuerte inclinación a respirar por la boca.  

Problemas del habla

Cuando una persona presenta anquiloglosia lingual va a tener problemas para reproducir algunos sonidos cuando hable. Estos trastornos del habla se presentarán con los fonemas de las letras erre, de, te y eses; las anteriores son las consonantes que exigen que la lengua llegue al cielo del paladar y al tener el frenillo corto esta acción se ve impedida.

Diagnóstico del frenillo lingual corto

Hay médicos que pueden determinar si un recién nacido padece de anquiloglosia lingual; sin embargo, una gran parte de la población es diagnosticada cuando son niños o de adultos, cuando se dan cuenta que no pueden hablar bien. Por lo general, estos pacientes no podrán tocar el labio superior con su lengua; y si sacan su lengua esta lucirá como una V ya que el frenillo tira de este músculo.

Un especialista realizará pruebas de movimientos de la lengua para dar un diagnóstico certero. Aunque también existen rasgos que permiten sospechar de su existencia, algunos de ellos son:

  • Paladar estrecho.
  • Retrognatia o posición atrasada de la mandíbula inferior respecto al maxilar superior.
  • Diastemas o separación entre los dientes incisivos inferiores
  • Llagas, ampollas o aftas en la zona de los incisivos inferiores debido al roce.
  • Chasquidos o ruidos con la lengua.

Tratamiento para el frenillo lingual corto

Si la longitud del frenillo lingual no ocasiona problemas tan graves se puede corregir con rehabilitación y ejercicios. Pero, cuando la afección impide labores normales de deglución y alimentación sí debe procederse con una cirugía llamada frenotomía lingual.

La frenotomía es una liberación del frenillo a partir de un pequeño corte con tijeras esterilizadas. Es un procedimiento sencillo y poco molesto porque el frenillo tiene muy pocas terminaciones nerviosas y vasos sanguíneos. Asimismo, puede realizarse con o sin anestesia local, según el temperamento del paciente.

Si el frenillo es muy grueso se realiza una frenuloplastia. Esta intervención sí debe hacerse con anestesia general y con material quirúrgico; implica suturas y una herida más grande pero, al igual que la frenotomía, no molesta y tiene muy pocas probabilidades de complicarse en el postoperatorio.

Los mejores precios en tratamientos dentales en Santiago de Chile

En Dentistas por Chile estamos para ayudarlo en el cuidado y atención de su salud dental, podemos detectar y corregir el frenillo lingual corto. Asimismo, si  necesita cualquier tratamiento dental o de ortodoncia para sus niños o para usted, ofrecemos la posibilidad de realizarlos.


Damos nuestra opinión en la primera consulta dental sin costo y realizamos ésta cirugía con las mínimas molestias. Para ésto es necesario contar con un diagnóstico perfecto por lo que debemos examinarlo y ver una Radiografía Panorámica con una antigüedad máxima de 6 meses. El valor de la radiografía es de $15.000
en nuestra clínica. Agende su cita y pregunte por nuestros planes financiamiento en ortodoncia o cualquier otro tratamiento dental.

[/et_pb_text][/et_pb_column][/et_pb_row][/et_pb_section]